museuvallhonrat.com utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si estás Navegando por nuestro sitio consideramos que las aceptas. Más información.

       

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Sala del Celler

Basta con abrir la puerta de la bodega para quedar fascinados por el olor que desprenden las veinte botas de madera de castaño y roble que formaron parte de la bodega de la Masia Vallhonrat. Podemos observar la transformación de las uvas en vino, des de las comportas a la trituradora, a los cubos y a las botas. Esta muestra culmina con un amplio surtido de grifos, la más antigua de época gótica, fechado entre los siglos XII y XIV. El oficio de botero es el que está mejor representado y nos recuerda la larga tradición vitícola que predominó en el pueblo hasta mediados del siglo XX. Esta sala alberga una importante colección del mundo gremial. Están representados un total de dieciséis oficios cada uno de ellos con sus herramientas originales. Durante muchos años estos utensilios han trabajado en las manos de los artesanos de la ciudad, en unos oficios que ya han desaparecido o han evolucionado con las nuevas tecnologías. Estos utensilios eran el pan del artesano, como la caja de herramientas del carpintero Antón Vallhonrat del 1880. Completa la sala una magnífica colección de cerraduras de puertas de las masías de Rubí, Castellbisbal i Sant Cugat, fechadas entre los siglos XIII y XIX. A principios del siglo XX aún había muchas masías en la comarca, pero con la llegada de la industrialización se dio paso a las máquinas de vapor y muchas de las masías desaparecieron. En los paneles encontramos un muestrario de cierres y embocaduras de cerraduras altamente decoradas que embellecían las puertas de las masías acompañadas por un conjunto de cadenados y llaves.

Historia del Museo

Los orígenes del Museu Etnogràfic Vallhonrat de Rubí se remontan a mediados del siglo pasado cuando Miquel Vallhonrat Brau se inició en el mundo del coleccionismo, inicialmente con piezas de la familia de principios del siglo XVIII. Posteriormente, recibió aportaciones de los clientes y los rubinenses.

Más información

Selector de idioma

Blog